Habitaciones llenas de deco ideas

Es muy importante una buena selección de muebles y el tipo de decoración en las habitaciones infantiles y juveniles para que se adapten a las distintas etapas de desarrollo de los niños

Las habitaciones juveniles son las más versátiles dentro del hogar. Con un tamaño que, como norma general, no es demasiado grande, hay que saber sacar el máximo partido posible. Y es que no solo se trata de un lugar donde descansar plácidamente por las noches, sino un cuarto de juegos, una zona de estudios e incluso un camping improvisado cuando se queda un invitado a dormir y hay fiesta de pijamas.

A todo esto, hay que sumarle la adaptabilidad que ha de soportar con el paso de los años, a medida que los niños van creciendo. Los muebles duran muchos años en buen uso, sin embargo, los gustos y necesidades van cambiando. Afortunadamente, la ingeniería de los muebles de dormitorio ha evolucionado mucho para ofrecer soluciones necesarias que consigan optimizar este mobiliario.

Habitaciones llenas de deco ideas

Ideas de decoración para los dormitorios infantiles y juveniles

Cuando llega un bebé a casa, es motivo de goce y alegría. Tras meses de preparativos, por fin se le puede ver la carita al que se convertirá en el rey o la reina de la casa. Su habitación será un espacio muy especial, con todo aquello que en un principio pudiese necesitar para estar cómodo y pasar ratos agradables y divertidos.

En los primeros meses de vida, los bebés descansan en sus cunas, no obstante, se puede recurrir a aquellas que son convertibles, que van mutando convirtiéndose en una cama pequeña que les podrá acompañar los primeros meses de vida. Otra opción, para aquellos padres interesados en el colecho, es situar una cuna pegada a su cama, de manera que el bebé descanse con ellos. De este modo, el tema de la cama del dormitorio del niño se puede dejar aplazado hasta más adelante, cuando ya duerma solo.

La elección de la cama

Independientemente de que el niño haya dormido en cuna en su habitación o en colecho con sus padres, llega un momento en el que ha de independizarse y pasar a dormir en su propio dormitorio. El primer paso es elegir la cama, y esta decisión dependerá de muchos factores, como por ejemplo que sea hijo único, que tenga un hermano con el que ha de compartir el mismo espacio, cómo de grande es la habitación…

Para todas las necesidades, hay soluciones hechas a medida en la actualidad.

Cama nido

La cama nido es el tipo más demandado en la actualidad a la hora de elegir una cama juvenil. La gran ventaja que ofrece para las viviendas pequeñas es que, en el espacio de una cama, se tienen dos. Se guarda una debajo de la otra con un somier que incorpora ruedas y muchas ofrecen la posibilidad de elevarlas hasta la altura de la cama principal, ya que la mayoría trae patas incorporadas.

El colchón de la parte inferior suele ser ligeramente más corto y más fino que el de la parte superior. Es ideal tanto como cama de uso diario cuando dos hermanos comparten habitación como para tener una cama extra cuando sea necesario, por ejemplo, cuando un amigo o un familiar se queda a dormir.

Camas juveniles compactas

Las camas compactas son más altas que las camas nido, ya que cuentan con tres niveles. Además de las dos camas, en la parte inferior se localiza una zona de cajones. Dependiendo del modelo, los cajones tienen más o menos profundidad, llegando a ocupar el fondo completo. También puede un único cajón grande o estar dividido en varios.

Este tipo de muebles es una buena opción para ahorrar espacio y contar con una buena área de almacenamiento, para colocar, por ejemplo, los juguetes. Son ideales para dormitorios compartidos.

Camas individuales

Aunque era lo habitual hace ya algunas décadas, en la actualidad, se trata de la opción menos demandada. Existe una amplia variedad en este sentido, desde las de toda la vida (somieres con sus cabeceros y colchón) hasta aquellas que vienen con patas que quedan bien en cualquier parte o la opción de las individuales con canapé o con cajones debajo, para guardar mantas o lo que sea necesario. Cualquiera de estas opciones es buena, siempre que el niño no tenga que compartir su habitación.

Literas

Son las camas más recurrentes cuando se tienen dos hijos y una sola habitación que deben compartir, muy utilizadas en dormitorios pequeños para aprovechar el espacio. Colocando cajones debajo, aún se optimiza mejor y se les saca el máximo provecho a los metros disponibles. Una variedad dentro de ellas es la cama tren, que suelen venir acompañada de armarios, cajones u otros muebles para que todo quede perfectamente ordenado. Son muy vistosas y muy prácticas.

Camas abatibles juveniles o muebles cama

Son la solución ideal para dormitorios realmente pequeños, de modo que, al finalizar la noche, la cama se guarda y no se ve, queda cerrada como un mueble más de la habitación. De este modo, queda un espacio más grande para poder jugar.

Estos son los modelos de cama juveniles más destacados que se pueden encontrar en el mercado. No obstante, en caso de duda a la hora de llevar a cabo la elección final, lo mejor es consultar a los expertos antes de realizar la compra. En muebleselparaiso.es, estarán encantados de brindarle a cada cliente un asesoramiento personalizado para elegir la cama perfecta para cada niño y cada hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *