Elegir la mejor hamaca para tu bebé

Los bebés se muestran reconfortados cuando sienten movimientos suaves. Esto les recuerda cuando estaban en el útero materno y se movían al son de nuestro cuerpo. Por eso, tenerlos en los brazos y mecerlos les calma y tranquiliza. Sin embargo, en muchas ocasiones es imposible llevarlos consigo todo el día, y es por ello que existen las hamacas para bebés.

Estas hamacas son el complemento ideal para personas con hijos, ya que, además de entretener al pequeño, también estimulan el desarrollo motor y los sentidos. Además, son un elemento seguro donde pueden descansar tranquilamente y sentir calma cuando están agitados ya que se les puede incorporar accesorios. Aquí te mostramos lo necesario para elegir las mejores hamacas de bebés.

Elegir la mejor hamaca para tu bebé

Cosas a tener en cuenta 

Antes de elegir o comprar una hamaca, tienes que tener en cuenta unos criterios para saber cuál es el mejor modelo para tu bebé.

Edad y peso del bebé

El modelo elegido ha de estar preparado para el peso y la edad del niño, además de estar certificado. Es recomendable seguir las recomendaciones del fabricante y no usar la hamaca si el bebé supera el peso o la edad.

Tipos de hamacas

Podemos encontrar diversos tipos, desde aquellos básicos donde tenemos que provocar el balanceo de manera manual, hamacas que tienen un sistema automático, hamacas de columpio, de viaje (son plegables). Así que piensa en el uso que va a tener la hamaca antes de adquirirla para aprovecharla lo máximo posible.

Tamaño, peso y portabilidad de la hamaca

Hay que valorar el espacio libre que tienes en el suelo donde vas a colocar la hamaca, puesto que algunos modelos son bastante voluminosos. Igualmente, considerar que vas a tener que desplazarla de una estancia a otra del hogar, por lo que es recomendable que no sea pesada

Algunas hamacas tienen asas para poder ser transportadas, pero asegúrate que el asa sea firme y segura. 

Estructura y acolchado de la hamaca

Es conveniente que tanto la estructura como el acolchado de la hamaca sean estables y robustos, ya que el bebé estará sobre ella y esta ha de soportar el peso y el balanceo para no producir vuelcos. La estructura ha de tener la inclinación justa para que el bebé pueda estar echado cómodamente y el acolchado ha de ser cómodo y no dejar partes al descubierto. 

Finalmente, ambos elementos (acolchado y estructura) han de ser desmontables para que las partes de tejido puedan lavarse.

El sistema de sujeción

Todas las hamacas poseen algún tipo de sujeción o sistema de arnés para poder atar al niño/a cuando esté tumbado y no corra el riesgo de salirse de la hamaca y sufrir daño. El arnés ha de estar integrado con la estructura o el acolchado para no desprenderse fácilmente. Además, ha de ser acolchado para dar comodidad al niño y ser fácil de enganchar y soltar para los papás.

Balanceo e inclinación

Ya sea con inclinación o balanceo, harán que el bebé esté cómodo y relajado. La mayoría de modelos dan la opción de seleccionar diferentes niveles de inclinación. Si los tiene, asegúrate de que pueda variar fácilmente y sin movimientos bruscos.

El balanceo se puede hacer de forma manual moviendo nosotros la hamaca con suavidad o, bien, poseer algún tipo de vibración automática. Aunque esta segunda opción puede ser bastante ruidosa y molestar a tu pequeño.

Hamacas con accesorios

Muchos modelos incluyen un arco con actividades o accesorios que harán que tu bebé pueda jugar mientras está tumbado en la hamaca. Otros modelos tienen música u otros entretenimientos para que el niño/a no se aburra. Son una buena opción, ya que ayudan a estimular al bebé y supondrá un beneficio en su desarrollo.

En definitiva, las hamacas serán buenas siempre que se adapten a tus necesidades y las de tu bebé.

Si estás preparando tu hogar para la llegada de un nuevo miembro a la familia te interesará este artículo: Tendencias en decoración bebes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.