Cómoda cambiador: el mueble más versátil para tu bebé

Sin lugar a dudas, ante la llegada de un nuevo integrante en la familia hay dos muebles que no pueden faltar: la cuna y la cómoda cambiador de bebés. En este post te mostramos todo lo que debes saber sobre este espacio para cambiar a los pequeños de la casa y, además, guardar su ropa.

Versatilidad de la cómoda cambiador

Una de las ventajas de la cómoda cambiador es que te permite disfrutar de dos muebles en uno; de esta forma, no necesitas disponer de una cómoda para guardar su ropa y un cambiador independientes, en un solo mueble lo tienes todo.

Elegir mejor cómoda cambiador

A continuación te mostramos algunas de las principales ventajas de la cómoda cambiador:

  • Facilidad para cambiar el pañal y la ropa del bebé: este mueble dispone de una superficie especial para que puedas cambiar al pequeño y vestirlo de forma rápida, sencilla y segura; además, suelen disponer de una altura ideal para realizar los cambios sin problemas.
  • Puedes guardar la ropa del bebé: puedes tener su ropita, los pañales, abrigos y cualquier otra cosa que desees a tu alcance; la cómoda cambiador dispone de unos cajones perfectos para tener ordenado todo lo que deseas y utilizarlo siempre que lo necesites.
  • Diseño: este mueble se puede integrar perfectamente con la estética de tu habitación; en la actualidad, existen innumerables modelos para elegir el estilo que mejor combina con la decoración de la habitación de tu bebe.  
  • Durabilidad y versatilidad: las cómodas cambiadores están elaboradas con materiales robustos y de calidad; por ello, cuando los niños crecen, muchos hogares los usan como un mueble para guardar documentos.

Ventajas de la cómoda cambiador para bebés

Cómo elegir la mejor cómoda cambiador

A continuación te mostramos los factores que debes analizar para escoger la mejor cómoda cambiador:

  • Diseño: debes tener claro el estilo que buscas; lo más habitual es que la cómoda cambiador esté diseñada para combinar con la cuna y conseguir una decoración armoniosa en la habitación del pequeño.
  • Tamaño: debes tener en cuenta el espacio de habitación que tienes disponible; si la estancia es pequeña, lo mejor es que midas el espacio y apuestes por un mueble de pequeñas dimensiones.
  • Materiales: la cómoda cambiador debe estar elaborada con materiales resistentes, como la madera o un derivado de la misma; también debes tener en cuenta que la superficie, para situar al bebé cuando tengas que cambiar la vestimenta, esté elaborada con un material acolchado e impermeable, para garantizar la máxima comodidad del pequeño mientras esté acostado.
  • Altura y movilidad: es fundamental para garantizar que los progenitores puedan usar este mueble de forma cómoda; lo mejor es que la altura sea intermedia. Además, la cómoda debe ser ergonómica y es ideal que tenga capacidad de movimiento.
  • Seguridad: debes verificar que la superficie para cambiar al bebé tiene elementos que impidan su movimiento, como barras laterales o revestimientos antideslizantes; en el caso de que la cómoda cambiador disponga de capacidad de movimiento, debe incluir frenos para evitar deslizamientos que puedan poner en peligro al pequeño.
  • Facilidad de limpieza: lo mejor es que la superficie en la que sitúas al bebé sea impermeable, ya que no necesitarás más que un paño húmedo para limpiarla. Del mismo modo, el cuidado del mueble es sencillo, ya que suelen estar elaborados en madera y solo necesitas un paño suave seco para eliminar el polvo; en el caso de que haya manchas o suciedad, lo ideal es que uses un paño ligeramente húmedo.

En definitiva, la cómoda cambiador es la opción más versátil y recomendable para guardar la ropa de tu bebé y, al mismo tiempo, disponer de un espacio para cambiarle, de ahí que se haya convertido en un mueble imprescindible ante la llegada de un niño/a.

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *