Cómo lograr una fachada atractiva y eficiente

La fachada de un hogar es una carta de presentación, la primera impresión que se da a todo aquel que la contemple. Es por ello, que año tras año nos esforzamos por mantener y mejorar la vista externa de nuestros hogares, bien sea con unos retoques de pintura o con alguna remodelación extra.

Sin embargo, no debes solo centrarte exclusivamente en embellecer las áreas externas de la casa, también es necesario procurar que la misma sea eficiente, aprovechando la termodinámica a tu favor ante los constantes y drásticos cambios del clima.

Cómo lograr una fachada atractiva y eficiente

Aislamiento térmico en una fachada

Prácticamente el aislamiento térmico se ha convertido en una tendencia en los métodos de construcción actuales, tanto de casas como de edificios. Esto permite que la temperatura interna de una vivienda sea regulada de manera eficiente, permitiendo mayor confort a quienes se encuentren dentro de ella y otorgando un importante ahorro energético.

Ciertamente existen varias técnicas para aislar fachada exterior, cada una con sus ventajas acorde al tipo de vivienda, condiciones climáticas y por supuesto, a las posibilidades económicas del cliente.

El aspecto visual de una casa donde se ha aplicado un aislante térmico, resulta ser una belleza. Es como haber comprado una casa nueva, y lo mejor de todo es que el importe o inversión aplicado al instalar este sistema puede ser asumido en unos pocos años.

¿Cómo elegir el mejor aislante térmico de fachadas?

No todos los sistemas de aislamiento térmico ofrecen la misma calidad. Por tal motivo, se hace necesario reconocer algunas características importantes para hacer la elección correcta. Estas son algunas características a considerar:

  • Aislamiento acústico
  • Renuencia al fuego
  • Resistencia al vapor de agua
  • Integridad contra frío o calor

Ventajas del aislamiento térmico en exteriores

Son muchas las ventajas que se pueden extraer al aplicar aislamiento térmico en la fachada. Por tal motivo, mencionaremos algunas de ellas:

  • Disminución de moho y hongos. Al evitar la condensación, existe menos probabilidad de la aparición de humedad, trayendo consigo moho y hongos, produciendo enfermedades.
  • Ahorro energético. Al prescindir hasta cierto grado de la calefacción o del aire acondicionado, se percibe un importante ahorro de consumo eléctrico.
  • Aislamiento acústico. Además de proveer aislamiento térmico, como plus adicional puedes disfrutar de mayor tranquilidad, sin distracciones por ruidos molestos externos
  • Aumento del valor del inmueble. Al poseer aislamiento térmico, tu casa cobra mayor valor adquisitivo, debido al todo el confort térmico que ofrece, su ahorro energético y el genial aspecto visual que posee.
  • Áreas internas no comprometidas. Al ser un aislamiento externo, no reduce el espacio interno de las paredes. Por otro lado, no se requiere desalojo, pues las labores no son realizadas internamente.

Según hemos analizado, las ventajas que otorga el aislamiento térmico en una casa, hace que valga la pena. Es un 2 x 1, obteniendo una mejora considerable en lo que se refiere al aspecto visual, mientras integras ventajas prácticas y eficientes dentro del hogar, donde cada miembro de la familia te lo agradecerá. Sencillamente es una inversión que vale la pena si o si.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.