5 consejos para decorar el cuarto infantil a la perfección

La decoración es una asignatura pendiente en muchísimos hogares. Aunque cada vez se aprende más al respecto, siempre viene bien tener cierta ayuda a la hora de encarar el cómo decorar el cuarto infantil o cualquier sala en una vivienda. Cabe destacar que no existen unos métodos universales, pero siempre hay ciertas pautas generales que ayudan a decorar mejor tanto un cuarto para niños como un dormitorio.

consejos para decorar el cuarto infantil

Precisamente en eso nos queremos centrar. Porque estarás de acuerdo con nosotras en que el dormitorio debe ser un remanso de paz, un lugar en el que se conjuguen a la perfección la decoración y el bienestar. ¿Cómo? Siguiendo los consejos que te vamos a ofrecer.

Los mejores consejos para decorar el cuarto infantil

Si buscas buenos consejos para decorar el cuarto infantil, no te preocupes porque aquí los tienes. Hemos recopilado los 5 tips, las grandes claves para que tengas una habitación o un dormitorio digno de revista. Y no solo eso, sino también para que tus niños se sientan totalmente a gusto en él. Porque en esto de la decoración no importa solo lo bien que luzca un conjunto, también importa lo bien que te sientas envuelto por él.

No descuides ni un solo elemento

Para conseguir una buena decoración en cualquier habitación, hay que tener en cuenta todos y cada uno de los elementos que se concentran en ella. Desde las ventanas hasta el armario, desde las paredes hasta la cama. Es necesario tener una visión global del conjunto para conseguir el estilo que buscas, por supuesto, pero también hay que saber pararse en los pequeños detalles para que todo encaje mucho mejor.

Precisamente por eso aconsejamos revisar las cortinas, los cojines y hasta la colcha de la cama, cosa en lo que ayuda mucho echar un vistazo a la web de TodoColchas, especialistas en la materia. Repasa también las estanterías, la distribución de sus libros y objetos decorativos, las alfombras que tengas… Hasta la papelera cuenta, así que no pierdas de vista ni un solo elemento de la habitación.

El tamaño y la forma importan

Obviamente, no es igual decorar una habitación de grandes dimensiones que hacerlo con una más pequeña. La planificación en esta última es mucho más cautelosa, ya que hay que buscar la forma de exprimir al máximo cada metro sin desperdiciar nada. Por eso, lo primerísimo que debes hacer a la hora de plantearte decorar un cuarto o sala es medir y hacer un croquis con la forma que tiene.

A partir de ahí, busca combinaciones tanto de formas como de tamaños a la hora de comprar o de distribuir sus diferentes elementos. Elegir mal el tamaño de los muebles y su colocación puede hacer que el resultado final sea desastroso. Por eso mismo, tienes que controlarlo todo a la perfección y recomendamos proyectarlo antes, aunque sea a sucio en un papel.

La luz natural ayuda siempre

Sacar partido a la iluminación natural es algo esencial a la hora de decorar cualquier habitación o parte de una casa. Tienes que buscar la manera de hacer que entre el máximo de luz natural en la habitación, en el cuarto. Por eso, evita que haya objetos delante de las ventanas o balcones para que dejen pasar todos los rayos de sol que sean posibles.

De hecho, no es para nada mala idea usar cortinas finas para dejar que esta iluminación se acentúe, e incluso rodear las zonas en las que esta entre con objetos de colores claros. El blanco y los tonos pastel ayudan muchísimo en este sentido. Asimismo, combinar todo esto con mobiliario de baja altura refuerza el efecto de esta luz.

El textil es vital

Siempre debes combinar el mobiliario y demás objetos con elementos textiles. Son algo que puede reforzar la sensación de comodidad, de bienestar y, también, la luminosidad o incluso la calidez de un cuarto. No dudes en usar almohadones, tener unos cuantos cojines bien repartidos, alguna que otra alfombra y cortinas que encajen bien con los colores que estén predominando.

Es algo esencial si quieres que el dormitorio infantil irradie relax. Pocas sensaciones hay tan agradables como tenderse en la cama y notar la suavidad al tacto de una colcha agradable, o unos cojines totalmente suaves, como también el hecho de bajarse de la cama y notar en tus pies una alfombra cálida y de lo más agradable. Todo eso suma, sobre todo para acentuar la comodidad.

Persigue lo natural

En una habitación, además de buscar elementos que encajen a nivel estético, de perseguir la amplitud y la luz natural, también hay que apostar por la comodidad y, sobre todo, reforzar las buenas sensaciones. Hay un elemento que ayuda mucho en este sentido, y es la naturalidad. Tener materiales naturales en el cuarto hará que los peques se sientan mucho mejor.

Usar materiales naturales como maderas o tejidos orgánicos refuerza la nostalgia positiva y esta, al mismo tiempo, contribuye al bienestar personal.

Esperamos que estos consejos para decorar el cuarto infantil te sirvan para conseguir una estancia perfecta, tan bonita como relajante. ¡Gracias por leernos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *