Decoración infantil monstruosa

En casa hemos aprovechado unos restos de madera para hacer unos cuadros infantiles. Como no podía ser de otra manera, y para seguir la temática de la decoración, los cuadros representan ocho caras monstruosas. Después de cortar y pintar las maderitas hemos dibujado a lápiz los diseños de las caras (en los diseños han participado Pablo y Sergio, en un folio  cada niño iba dibujando su cara perfecta, hicieron muchos y muy locos modelos, luego sacamos unos ojos de aquí, una boca de allá….)

En un principio pensamos colocar los cuadros sobre la madera, pero después de probarlos nos gustó más sobre la pared blanca ya que los colores resaltaban muchísimo.

Quedé tan contenta con el resultado que antes de colgarlos le pedí a mi marido que los escaneara, no sabía exactamente para qué pero estaba segura de que algo se me ocurriría.

Y así fue, en poco tiempo había comprado tela de todos los colores y había liado a mi suegra con la idea de hacer un cojín de cada cuadro. ¿Os he dicho ya que mi suegra es una artista bordando y cosiendo? Pues para muestra un botón, yo sabía que iban a quedar bien pero no me los imaginaba tan, tan, tan….. bonitos¡

Cuatro cojines para Pablo y cuatro cojines para Sergio. Ellos se han apañado para repartirlos y creeros que ¡no hemos tenido que intervenir en ninguna discusión! (se hacen mayores….)

Espero que os gusten.

😉

38 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *